Cuando era pequeño de alrededor de 10 años de edad en una ocasión me enoje mucho porque sentia que todos se burlaban de mi despues de que mi mamá me cortara todo el cabello y cada vez que veia a alguien le miraba con enojo porque pensaba que se iba a burlar aunque no lo hicieran pero era lo que yo esperaba, despues note en los siguientes dias que casi nadie me hablaba me veian con odio o casi miedo hasta con lastima, mi abuelo me encontró triste porque me sentia solo, que te pasa? - me preguntó, no le contesté, me dijo tranquilo: tu tienes el poder!, despues se quedó callado, yo por curiosidad le pregunté: de que poder habla abuelo, que es eso? me contestó sonriente: tienes el poder de estar enojado y hacer que te odien, tienes el poder de dar amor en cada sonrisa en cada abrazo, tienes el poder de sentirte triste, tienes el poder de sentirte feliz. NADIE controla tus emociones, Nadie controla tu vida, solamente tu.

Despues me quede pensando y le pregunté: entonces como puedo hacer que la gente me vuelve a mirar con alegria con amor? y el solamente me contestó: es fácil: si te pones frente a un espejo y le sonries: el espejo te sonrie a ti porque eres tu mismo, asi mismo si le sonries a la gente y das amor en un abrazo, en una sonrisa, en unas palabras posiblemente recibirás lo mismo. Quizás has escuchado mucho sobre si das amor recibirás amor, pero porque? porque mientras el amor prevalece, el odio se consume asi mismo.

El poder de cambiar tu dia con una sonrisa

Si acaso en alguna ocasión has notado o te has percatado que cuando sonries otras personas te sonrien y eventualmente tu sonrisa se vuelve contagiosa. La sonrisa entre otras actitudes positivas están bajo tu control.

Tus palabras tienen el poder de herir, de causar dolor, abrir mentes, habrir corazones y cambiar el mundo. Nunca olvides la responsabilidad que tienes en las palabras que hablas. -Steven Aitchison

Autor desconocido


Para mas mensajes de motivación, amistad, inspiración, meditación
reflexión y amor visita: mensajespositivos.net


Tenemos el poder de decidir ser felices o permitir nos estar tristes.